jueves, 27 de octubre de 2016

Edad Oscura; Sesión 12 y 13

Saludos

Estas dos sesiones me va bien resumirlas en una sola entrada pues están interconectadas dentro de una misma sub-trama. Veamos:

SESIÓN 12
Los personajes van adquiriendo experiencia a la vez que escalan posiciones en la jerarquía vampírica por lo que llegados a este punto ya no se les puede considerar unos simples peones.
Durante las diversas aventuras han realizado con éxito varios encargos para el príncipe (aunque no siempre de manera voluntaria) por lo que sin duda se han ganado su favor. Es por esto que no les sorprendió que la Ventrue del grupo recibiera, como premio, el castillo que una vez habitó el primogénito Brujah.


Pero no olvidemos que un gran poder requiere una gran responsabilidad, así que los personajes decidieron pasar unos pocos días en los nuevos dominios  para supervisar los trabajos de reconstrucción tras la retirada de los invasores. Había mucho que atender, a la vez que unas cuantas autoridades mortales volcaban su atención hacia la zona, así que les cayó encima el encargo de preparar una cena en honor al Arzobispo de York donde acudirían diversas autoridades eclesiásticas (algunos de esos religiosos podían convertirse en una molestia considerable si llegaban a descubrir la verdadera naturaleza de muchos de los presentes)
Por suerte la cena fue todo un éxito y, no solo no levantaron sospechas, si no que ayudaron a reforzar las "tapaderas" de algunos cainitas importantes de la zona. Hay que decir también que durante el simulacro de banquete la  Telepatía de algunos jugó un papel importante con multitud de conspiraciones "volando" por el aire.


Algunos días después llegaron noticias preocupantes de una pequeña población pesquera. Un mensajero les informó que un barco había fondeado a unos pocos metros de la costa y que dos tripulantes gravemente enfermos habían desembarcado. Los aldeanos, asustados ante la llegada de un nuevo peligro, estaban al borde de la revuelta y parecían dispuestos a prender fuego al barco hubiera supervivientes o no. Sin duda la situación requería de los pjs.
En un principio todo indicaba que la mala suerte se había cebado con los mercaderes de la nave y casi todos habían muerto por una fuerte gripe. Sin embargo las bodegas guardaban un terrible secreto: un grupo de Seguidores de Set estaba usando el barco para llevar un cargamento de una extraña droga hasta Edimburgo.


SESIÓN 13

El descubrimiento del cargamento Setita hizo saltar las alarmas en el principado de Durham ¿Qué tramaban estos peligrosos vampiros tan lejos de sus tierras? ¿Estaban ya los discípulos de la serpiente infiltrados en Edimburgo? Esas preguntas necesitaban una pronta respuesta y obviamente se les encargó a los jugadores desplazarse hasta el principado vecino para investigar.




El viaje hacia el norte era peligroso pues debían recorren una distancia considerable. Por primera en la campaña sus vidas corrieron grave peligro durante el día cuando los ghoules de unos diabolistas trataron de capturarlos mientras dormían. En esta ocasión los criados y sirvientes de los pjs resultaron providenciales y, aunque algunos de ellos perecieron, defendieron con valor a sus amos de la peligrosa luz del día.

Ya en Edimburgo el protocolo requería que se presentaran debidamente ante la máxima autoridad vampírica del lugar y así lo hicieron. En poco tiempo sus indagaciones les llevaron a deducir que los setitas controlaban al príncipe toreador gracias a que continuamente suministraban su adictiva droga al "rebaño". Tal era el control del líder de los Hijos de Set, que este se había convertido en el consejero más importante del dominio.  Además, para sorpresa de los jugadores,  el jefe del clan más potente del lugar (los gangrel) apoyaba al setita en todas sus decisiones pese a que parecía ser consciente de la manipulación a la que este sometía al mandatario.



Obviamente había "gato encerrado" y todo encajó cuando descubrieron que el Setita había conseguido extirpar el corazón del gangrel (gracias a su extraña disciplina) y le estaba chantajeando con destruirlo. Más difícil resultó dar con el lugar donde estaba oculto este corazón pero los jugadores elaboraron un buen plan que funciono a la perfección.

Liberado el gangrel del control setita, con los nosferatu locales de su parte y con el beneplácito de los príncipes ventrue cercanos, los jugadores encabezaron un "golpe de mano" que concluyó con el arresto del príncipe títere y la destrucción de los seguidores de la Serpiente.

Nota: No hay duda que los jugadores van cogiendo el truquillo a esto del Mundo de Tinieblas pues en lugar de devolver al gangrel su corazón sin más le obligaron primero a realizar un vinculo de sangre con un de los pjs.

lunes, 24 de octubre de 2016

Edad Oscura; Sesión 11

La sesión número once fue un tanto especial pues marcó el cierre de un capitulo en la crónica. El conflicto entre el Príncipe de Durham y uno de sus primogénitos (el del clan Brujah) tenía los días contados y el choque de poderes entre antiguos se precipitó cuando el Brujah traicionó abiertamente a la ciudad y se alió con los hombres-lobo que habían desembarcado en Northumbria ("camuflados" entre el ejército Vikingo).


Así la sesión transcurrió completamente dentro de las defensas de la ciudad. Todos los vampiros de la región (personajes incluidos) se atrincheraron dentro de Durham mientras "extrañas manadas de lobos" acechaban por los alrededores amenazando a cualquiera que se atreviera a abandonar la seguridad de sus muros. El ejercito mortal de Durham parecía insuficiente para enfrentarse en campo abierto a los escandinavos así que se solicitó ayuda urgente al rey y a otros señores feudales de la región (y con toda seguridad a otros príncipes vampíricos) , instándoles a que movilizaban a sus soldados lo antes posible en auxilio de la ciudad.


La tercera noche tras el desembarco, cuando se temía que los vikingos (y los lobos) pudieran intentar un asalto en toda regla sobre Durham, el líder vampiro convocó a todos los cainitas en el Eliseo para poner en marcha su plan. Todos los presentes fueron obligados a firmar con su sangre en un Pergamino de Fidelidad, una especie de documento imbuido con un poderoso efecto de Dominación que aseguraba la obediencia absoluta al príncipe durante el resto de la noche. Una vez los Ventrue se aseguraron que todos los cainitas presentes serían leales, se obligó a la primogénita toreador a usar su poderes de Presencia para Convocar al traidor inmediatamente en el Eliseo.

Sin duda el primero de los Brujah no esperaba esta reacción por parte de su enemigo. La invocación de la toreador era demasiada poderosa como para resistirse durante mucho tiempo así que apenas pudo reunir a unos cuantos de sus aliados (algún vampiro leal que le quedaba y varios hombres-lobo) y acudir con premura hacia "su príncipe".


 Esa noche las calles de Durham se tiñeron de rojo. Los antiguos lucharon a muerte en el Eliseo mientras los personajes se enfrentaban a un segundo grupo de hombres-lobo que se había colado y pretendía llegar hasta el castillo. El resto de cainitas, sobre todo los no combatientes, se esforzaban en mantener la primera tradición, aunque resultaba casi imposible mantener La Mascarada ante tanto despliegue de habilidades sobrenaturales. Muchas de las tradiciones fueron rotas esa noche pero nada parecía importar cuando se tiene una amenaza tan grande a las puertas.

 Ni siquiera el poderoso Brujah pudo resistir durante mucho tiempo los poderes combinados de los otros antiguos así que finalmente hincó la rodilla y fue destruido por su traición. Los personajes fueron recompensados por su lealtad a la ciudad (unos más que otros) y fueron testigos de cómo las hordas vikingas eran expulsadas en poco tiempo gracias al ataque combinado de las ciudades sajonas y a la puesta en escena del oro Ventrue, que sin duda compró muchas lealtades entre los caudillos escandinavos.

jueves, 6 de octubre de 2016

Edad Oscura; Sesión 10

La campaña avanza a buen ritmo aunque en esta última sesión una de los personajes encontró la muerte definitiva a manos de un Hombre Lobo cuando las posibilidades de impactar contra él eran pequeñísimas... una pena, pero que le vamos a hacer. Estoy adelantando cosas, paso al resumen:

En esta aventura los personajes se encontraron con un encargo un tanto fuera de lo común. Según les relataron los primogénitos, en la costa de Northumbria y algo más al norte de su dominio, existía un enclave religioso ubicado en un pequeño islote. El monasterio en cuestión se conocía como la Abadía de Lindsfarne y no se encontraba bajo la "protección" de ningún principado habiendo sido habitado por monjes benedictinos durante varios siglos. Los religiosos estaban muy expuestos al pillaje y habían sufrido varias incursiones Vikingas a lo largo de su historia. El "tesoro" principal de los monjes era una importante colección de reliquias que incluían los huesos de San Cuthubert, patrón de Northumbria.

 El caso es que varios antiguos vampiros temían que las reliquias fueran profanadas y saqueadas, o peor aun que cayeran en manos de usuarios de Fe verdadera que terminarían usándolas contra los cainitas. Así que alguien había usado su "persuasión" sobre el Arzobispo de Canterbury para que este enviara una comitiva a Lindsfarne con la orden de llevar los huesos del Santo a un lugar más seguro...y el sitio escogido había sido la iglesia de Durham.
El príncipe de Durham estaba satisfecho. Aunque tener los huesos era en cierto modo peligroso, la presencia de las reliquias en la iglesia garantizaría la visita de miles de peregrinos todos los años y un aumento de estatus para todos. Así que la misión de los personajes consistía en visitar la abadía y asegurarse que los huesos eran trasladados.

Por supuesto la cosa no fue tan sencilla. Cuando llegaron a la isla se encontraron con que habían llegado dos comitivas distintas. La primera de ellas eran los enviados del Arzobispo con el mandato de enviar las reliquias a Durham, pero la segunda estaba compuesta por Mendicantes que aseguraban tener un edicto papal para trasladar los huesos a Chester (que en nuestra campaña es el centro neurálgico de la pre-inquisición en Britania)


 Así que entre el rezo de Vísperas y el de Completas los personajes tuvieron que moverse por los pasillos de la Abadía. Ofuscados o disfrazados y usando sus poderes de dominación consiguieron idear un plan para que el Abad no tuviera en cuenta el edicto papal y si la orden del Arzobispo sacando esa misma noche las reliquias de la abadía en dirección Durham. La visita también les sirvió para conocer a uno de los misteriosos y poco numerosos vampiros del clan Salubri (único cainita en la isla)

Cuando todo terminaba, llegó un drakkar (avanzadilla de una importante incursión a las costas) y tuvieron que combatir contra los vikingos que contaban con unos pocos Hombres Lobo entre sus filas. Aquí es donde el toreador del grupo cayó bajo las garras de un Crinos.

Los pjs han vuelto a toda prisa a Durham pues los vikingos han desembarcado un  numeroso ejército en sus costas. Se han enterado que la guarnición del castillo de Dhian ha traicionado al reino y se ha unido a los invasores y esto solo puede significar una cosa...que el primogénito Brujah de Durham se ha aliado con un grupo de Hombres lobo para atacar al príncipe.

lunes, 19 de septiembre de 2016

Edad Oscura; Sesión 9

Una más y por fin me pongo al día con las partidas jugadas hasta el momento ;). El resumen:

Por decisión propia los pjs han optado por mantenerse al margen (dentro de lo posible) en la guerra encubierta entre el príncipe y el primogénito Brujah así que su participación por ahora no ha ido más allá de filtrar algo de información según sus intereses. Los antiguos han empezado a mover sus peones y algunas de esas piezas han empezado a caer especialmente a favor del Ventrue. Parece que el enfrentamiento se acerca.

Organigrama según los últimos acontecimientos
Circulo sombreado: indica pnjs que han cometido diablerie

Entre tanto a los personajes les cayó un encargo de otra índole pues se enteraron que recientemente una zona del reino de Northumbria estaba siendo azotada por una peligrosa enfermedad que ponía en peligro la vida de cientos de mortales. Cada día aparecían nuevos enfermos e incluso se habían encontrado personas moribundas en las grandes ciudades como York y Durham. El príncipe sospechaba que había algo raro en la manera en la que se estaba propagando la plaga (los sajones de la zona pensaban que los bretones habían envenenado sus pozos) así que ordenó a los jugadores que pusieran todos los medios para resolver el problema.

Por si esto fuera poco, antes de salir de la ciudad, entro en juego el trasfondo previo de uno de los personajes (el malkavian Korvan) pues les llegó la noticia que un grupo de individuos andaba por Durham buscándolo. El jugador en cuestión decidió alertar al resto de sus compañeros y por ahora han conseguido despistar a la misteriosa organización que parece contar en sus filas con cazadores de vampiros y con clérigos provistos de fe verdadera. ¿Quién es este nuevo enemigo que ha entrado en escena? ¿Por qué buscaban a Korvan pero respondiendo al nombre de Valerio? Algunas incógnitas que habrá que resolver y que para las que ni siquiera el propio jugador parecía tener respuesta.

Los cazadores llevaban una especie de retrato del malkavian. Era un calco de un grabado en piedra pero...¿por qué esa indumentaria tan extraña?

Una vez abandonada la ciudad el resto de la aventura tuvo varias fases. El primer paso fue llevar a uno de los enfermos muertos a su aliado Capadoccio que, por primera vez, les habló de los "diminutos cuerpos extraños" que son capaces de causar enfermedades en los mortales (recordemos lo poco que se conocía en la época sobre las bacterias). También relató los hechos ocurridos durante  La plaga de Justiniano y de cómo debían poner a los enfermemos en cuarentena además de otras medidas preventivas como la higiene y el control de roedores en las ciudades. Gracias al liderazgo de los pjs (y una vez convencieron a los aldeanos de que los pozos no tenían nada que ver) se empezó a aislar a los enfermos mientras los nosferatus de Durham se ponían manos a la obra para controlar a las ratas del lugar gracias a su Animalismo.

El segundo paso fue averiguar el origen de la enfermedad. Estaban bastante convencidos que el primer infectado en cada pueblo había sido mordido por un vampiro que le había contagiado a través del mordisco. Se encontraron con los gangrel de York que estaban realizando una investigación similar a la suya y ambos grupos colaboraron hasta dar con la guarida de los vástagos que intencionadamente estaba propagando La peste por la zona. El enemigo resulto ser un grupo de Baalis que, pese a ser cogidos por sorpresa, quemaron a uno de los gangrel, casi socarran a un segundo y se quedaron a un suspiro de llevar a la muerte definitiva a uno de los jugadores.

Vamos, un final bastante emocionante

lunes, 12 de septiembre de 2016

Edad Oscura; Sesiones 7 y 8

Otro par de resúmenes más y ya estoy casi al día con la crónica. Me está costando, pero es que últimamente llevamos un  ritmo de juego alto y el tiempo es limitado ;)

SESION 7
Esta partida fue una pequeña mezcla de diferentes intereses entrelazados, con los pjs como nexo de unión entre ellos. Por un lado una trifulca entre clanes en el principado vecino de York había desatado una caza de sangre contra un Nosferatu fugitivo que había atravesado la frontera y se había escondido (bajo identidad falsa) en el castillo y  refugio del primogénito Brujah de Durham. Por otro lado este primogénito tenía mucho interes en conocer a los pjs para tratar de atraerlos hacia su causa como máximo opositor al príncipe, mientras que los propios nosfes de Durham, que conocían la verdadera identidad del prófugo, querían entregarlo para ganar puntos con sus vecinos. Así que el asunto para los pjs consistía en hacer una especie de visita diplomática al Brujah para limar asperezas, revelarle la verdadera identidad de su invitado, conseguir que se lo entregara y finalmente viajar hasta los límites del dominio donde el fugitivo pasaría a manos de los vástagos de York.


Y más o menos así fue como sucedió. Capturar al Nosfe fue los más sencillo, aunque el Brujah insistió mucho en ganar su lealtad y forjar una alianza, cosa que los pjs rechazaron de la manera más sutil posible pues no querían convertirse en peones de una guerra encubierta entre antiguos, pensado además que el Brujah tenía las de perder frente al príncipe.
La visita se resolvió echando una mano al Brujah en un asunto (participando en una farsa de su asesinato como noble mortal para ser sustituido por "su hijo") a cambio del prisionero y la partida concluyó con un último intento de los nosferatus de York para liberar a su compañero que casi se lleva por delante a alguno de los pjs.

SESIÓN 8
De forma paralela a las intrigas de la ciudad los pjs buscan, por supuesto,  sus propios intereses. Durante las sesiones anteriores han ido recabando diversa información útil sobre la historia de los vampiros en las islas y tras descifrar las inscripciones del último mapa encontrado empezaron a pensar que habían descubierto la localización de la tumba de un viejo vástago, un tal Aurelius Scipio.

Los jugadores encuentran varias referencias en viejos códices


El mensaje oculto en el mapa parecía indicar que la tumba estaba al oeste, cerca de Luguvallium cuando este era uno de los fuertes del Muro de Adriano

Tras el descubrimiento los jugadores se enfrentaron a un dilema que, tarde o temprano, surge en casi todos los grupos de juego de vampiro...convertirse o no en diabolistas. La discusión del asunto duró menos de cinco minutos y en cuanto estuvieron preparados, el grupo partió al completo en busca del el último refugio del vástago romano.
La expedición les llevó fuera del dominio, hasta las tierras Bretonas donde ningún vampiro gobierna. Allí conocieron a una antigua nosferatu que vive aislada de la sociedad cainita por decisión propia y además tuvieron que evitar el encuentro con unos lupinos que bien podrían haber liquidado al grupo al completo. Tras una intensa búsqueda descubrieron la entrada a la tumba y después de superar varias trampas y obstáculos obtuvieron el ansiado premio... así que tres de los pjs bajaron de generación al comerse al viejo Aurelio.

Y esto es todo por ahora